Biografía

Su trayectoria musical comenzó en el hotel donde se crió, en la Ibiza de los 80 y 90. Ángela cantaba en la orquesta que amenizaba las tardes de los turistas, y escuchaba sus historias de ultramar. Pronto comprendió que la música era su pasión y que le tocaría a ella hacer las maletas para ver por sí misma el mundo, más allá de los límites del mar.

 

Un día de 1999, tomó un barco rumbo a Barcelona donde comenzaría una sólida formación artística en danza, interpretación y música. Se forjó una gran técnica vocal estudiando clásico y ópera con Federico Rey, Pepita Escandell y Raquel Lojendio, que sostendría todos los recursos y colores que aprendió del Gospel, Jazz, Latin, y estilos más modernos. Continuó sus estudios con Deborah J. Carter de quien aprendió a improvisar y a auto producirse la voz para lograr emitir exactamente el sonido que podía imaginar. El fraseo lo comprendió con Carme Canela. Con ella se aventuraría a tratar la voz como un instrumento y a integrarse en la banda como uno más. Más tarde, Emmanuel Djob le enseñaría a utilizar todo su registro, engrosar la voz utilizando los graves y ampliar su expresividad.

 

Desde entonces, consciente de lo importante que es el continuo aprendizaje para renovar el lenguaje y la creatividad, no ha dejado nunca de estudiar y formarse como artista. Ha contado con maestros como Ivana Kotov, Shamanka Phoenix o Caro Guiral que conforman sus grandes influencias y referentes, y ha atendido a infinidad de master classes, workshops y talleres de artistas como Pat Metheny, Perico Sambeat, Sheila Jordan, Paul Farrington, entre muchos otros.

 

Desde que en 2001 comenzara su andadura profesional, son incalculables los conciertos que ha interpretado, y las bandas o artistas con los que ha colaborado.

Muchos de estos proyectos han gozado de gran relevancia internacional y han realizado giras mundiales, como el espectáculo de Gospel y World Music liderado por Emmanuel Djob “The Black & White Xperience”, la Compañía de danza Antonio Najarro con el trabajo “Jazzing Flamenco”, o el tributo a Pink Floyd que realiza la magnífica banda de Liverpool, Brit Floyd, en la que Ángela daba vida al espectacular solo de Clare Torry. Sin embargo, no hay que desestimar las centenas de programaciones que ha representado en todo el territorio nacional, y que son realmente las que han contribuido a desarrollar su destreza y maestría como cantante.

 

Ya asentada en Madrid y con una identidad artística más definida, en 2012 decide crear sus propios trabajos discográficos y abordar otros repertorios en castellano. Su primer álbum “En esta orilla de Drexler” cuenta con la participación del propio artista, y compartir escenarios con él en Madrid, supuso un hito muy especial en su carrera por su gran valor inspirador y emotivo.

 

Con su segundo trabajo “Recordando a Ella Fitzgerald y Joe Pass” grabado en 2014 a dúo con Chema Saiz, la cantante rinde homenaje a sus grandes referentes además de profundizar en el lenguaje jazzístico, timbre y fraseo.

Pero no es hasta 2016 con su tercer álbum “Camino a Santa Clara… Por 50 años más con los Fakires” que la artista realmente logra materializar un sueño; el reencuentro con las canciones que su abuela, Ángela Cervantes, le cantaba de niña. En esta ocasión, los Fakires y Cuba se convierten en protagonistas de una experiencia musical y vital tan memorables, que el mismo Chucho Valdés no puede dejar de elogiar en sus reseñas, destacando su belleza, autenticidad y gran consonancia entre la música tradicional cubana y la contemporánea.

 

Ahora, en 2021, en medio de la pandemia y después de traer al mundo a dos criaturas, su mirada se ha detenido en Sylvia Rexach. Esta heroica artista puertorriqueña tan desconocida en España como admirada en Latinoamérica, se ha convertido en el corazón de su último trabajo discográfico “Olas y Arenas”, ideado y producido por José E. Cruz y compartido íntegramente con el extraordinario músico pianista Pepe Rivero, que además ha escrito sus maravillosos arreglos.

 

Este álbum marca un antes y un después, no sólo en la trayectoria profesional sino también en la vida de Ángela Cervantes. Después de tres años sumergida en la extenuante labor de la crianza, este proyecto se ha convertido en la consagración de una gran artista cuya inmensa creatividad no admite confinamientos, ni clausuras.

Su voz, colmada de emoción y expresividad, recupera el legado de Sylvia y nos lo presenta para nuestro deleite con este cuidado repertorio henchido de simbología y profunda humanidad.

 

Como persona y como artista, Ángela Cervantes tiene la excepcional capacidad de transformar lo tosco y rudo de nuestra vida cotidiana, en algo bello y digno de admirar. Bondad y luz emanan inagotables de su interior, e impiden que el demoledor transcurso de la costumbre y la rutina, arruinen el encanto, la magia, la poética y la ilusión de luchar por un mundo mejor. Esta condición, determina inevitablemente el resultado de su música. Además de apreciarse en ella un dominio técnico y expresivo abrumador, con todo su coraje, Ángela consigue difundir un mensaje lleno de confianza y esperanza. Sin duda alguna, cualquier persona que la escuche cantar, se llevará mucho más de lo que traía.

 

 

 

 

 

 

 

Biografia escrita por María Hidalgo - Directora de la Escuela de Artes de Madrid TAI